jueves, 17 de septiembre de 2015

HAY QUE ACTUAR YA


Por el mes de abril hacía referencia al Molino de Mareas de San José, uno de los molinos más importantes de la Bahía de Cádiz y hacía especial hincapié en el avanzado estado de deterioro que se encontraba aquel monumento, pues ha ocurrido lo que tarde o temprano tenía que pasar un derrumbe parcial de la portada de ingreso a las instalaciones que pone de relieve la dejadez por parte de las instituciones de dejadez de las mismas y que las condenan a un lento pero irremediable final.

No es el momento de acusar sino de intervenir, a quien corresponda ya sea Ayuntamiento de San Fernando o a la Dirección General de Costas, una intervención que no sólo contribuya a frenar el estado de deterioro sino que evite una desgracia personal ya que son muchas las personas que frecuentan el lugar para visitar los restos del molino o simplemente para pasear por una de las zonas más pintorescas de la ciudad.

miércoles, 2 de septiembre de 2015

EMBARCADERO DE SAN JERÓNIMO.


Gallineras, Zaporito, La Carraca o Fadricas estos nombres forman parte del entramado de muelles de la ciudad de San Fernando.

A todos éstos nombres debemos añadir a San Jerónimo, para muchos (yo me incluyo) este nombre puede resultar desconocido peros si conoceremos con el nombre popular de la zona La almadraba.


Este embarcadero se encuentra ligado a la antigua factoría almadrabera que a día de hoy se encuentra en ruinas y que hasta principios de los setenta del siglo pasado fue una importante factoría relacionada con la pesca del atún.

El muelle de San Jerónimo conectaba dicha factoría con las almadrabas que se encontraban caladas en nuestra costa, como era el caso de la Almadraba de Sancti Petri. Por lo tanto nos encontramos con un muelle destinado al transporte de la materia prima (el atún) para su posterior transformación. Es de suponer que dicho embarcadero no sólo sirviese para dicha actividad y que también se pueda ligar al transporte de mercancías con otras poblaciones, como Chiclana de la Frontera.


A día de hoy el lugar presenta un estado de abandono alarmante, allá por el 2006 la zona se adecuó con la creación de un sendero trabajo llevado a cabo por la Escuela Taller Sapina, en la que dicho sea de paso participé.

Tanto las ruinas de la antigua factoría así como del embarcadero se encuentran catalogados dentro del PGOU de San Fernando como zona de uso hotelero. Sería ideal que se restaurase el embarcadero como zona de ocio que daría un nuevo impulso a la zona.