miércoles, 25 de marzo de 2015

BATERÍA DE SAN JUDAS.

Situado al este del término municipal junto al caño de Sancti Petri se levanta ésta antigua fortificación denominada Reducto de San Judas. 

Fue levantada a inicios del siglo XIX y sirvió de defensa de las Islas Gaditanas durante la Guerra de la Independencia. Era una de las fortificaciones de primera línea de las tres con que contaba la población, tenía como objetivo cubrir al enemigo desde la vecina localidad de Chiclana de la Frontera. La posición se encontraba artillada con ocho piezas de artillería[1].
En la actualidad presenta un buen estado de conservación siendo su polvorín uno de los elementos mejor conservados de la fortificación, su buen estado de conservación es debido a que posteriormente la superficie de la fortificación fue utilizada como embarcadero de la salina situada en ese mismo lugar y que se denomina Salina de San Judas.
Se puede visitar ya que existe una senda nos lleva hacía ella partiendo desde el Puente de Lavaera, tomando por el sendero del Carrascón. El reducto de San Judas está protegido por el Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español. También forma parte del Sitio histórico Lugares Constitucional de Cádiz 1812.






[1] Sancho Roda, José. “Atlas de fortificaciones de la Isla de San Fernando de Carlos Vargas Machuca”. Gerencia de Urbanismo, Ayuntamiento de San Fernando. 2004. 

BIBLIOGRAFIA Y ENLACES DE INTERÉS.
Sancho Roda, José. “Atlas de fortificaciones de la Isla de San Fernando de Carlos Vargas Machuca”. Gerencia de Urbanismo, Ayuntamiento de San Fernando. 2004.
http://www.juntadeandalucia.es
http://www.monumentalnet.org
http://www.castillosnet.org

lunes, 23 de marzo de 2015

VÍAS PECUARIAS EN EL TÉRMINO MUNICIPAL DE SAN FERNANDO.


Hablar de vía pecuarias y San Fernando a día de hoy nos puede resultar chocante, una ciudad como la nuestra que mira al mar pues gracias a la situación geográfica de la misma, recordemos que somos una isla, nos ha llegado prácticamente todo lo que tenemos ya sean civilizaciones que se asentaron en nuestra tierra o la fuente de ingresos que ha permitido a nuestra ciudad cierto grado de desarrollo.

Pero sí, las vías pecuarias tienen su hueco en nuestro entorno, si bien es cierto que en la actualidad ningún rebaño transita por ellas, tal y como podemos ver cada año por la ciudad de Madrid convirtiendo uno de las arterías principales de la capital en cañada para aquellos rebaños de la trashumancia que recorren de norte a sur el país.

Estas vías se extienden por lo ancho de la península uniendo diversos lugares, por éstos caminos por donde el ganado puede desplazarse allí donde hay buenos pastos. Estos cañadas que generalmente tienen orígenes muy antiguos remontándose hasta la Edad Media en algunos casos y que a día de hoy gozan de una protección perfectamente legislada[1].

Las vías pecuarias que se encuentran en el interior del término municipal de San Fernando son tres la Vereda de Cádiz a Chiclana, la Colada de Caño Herrera y el Cordel del Puerto a Cádiz. Los nombres nos indican las distintos tipos dentro la terminología de las vías pecuarias.

La vereda[2] de Cádiz a Chiclana es una de las más conocidas por los ciudadanos, como su nombre indica unía Cádiz con la vecina localidad de Chiclana y ésta a su vez se ramificaba en otras vías que unirían la capital con otras zonas como la Campiña, La Janda o la Sierra. Es un punto importante para el traslado del ganado desde esas zonas hasta Cádiz cuyo fin era el abastecimiento de ganado de la ciudad o el posterior embarque hacía tierras americanas. Su trazado dentro del término municipal de San Fernando nos llevaría desde la Punta del Boquerón hasta el Río Arillo, la vereda marcha paralela a la línea de costa, Playa de Camposoto, donde se encuentra el actual sendero que comienza en la misma playa y llega hasta la Batería de Urrutia, el paso entre Chiclana y San Fernando a través del Caño de Sancti Petri sería a través de una barca, previo pago de una tasa o peaje, tal y como podemos ver en cartografía antigua (Mapa de 1690 de Fray Gerónimo de la Concepción) resaltar que durante la Guerra de la Independencia se utilizó ésta forma para trasladar tropas mediante la instalación de un puente de barcas desde las Islas Gaditanas a Chiclana tal y como ocurrió durante la Batalla de la Barrosa en 1811. El recorrido gira hacía la ciudad donde en la actualidad se encuentra la rotonda de entrada hacia la Playa de Camposoto siguiendo dirección hasta el Río Arillo por la actual carretera de Camposoto que va paralela al recinto militar, aquella zona aun encontramos vestigios del pasado en la nomenclatura ya que era conocido como Dehesa de la Carne y que nos índica un lugar donde se concentraban los animales que eran conducidos hacía nuestra ciudad o como punto de descanso para aquellos rebaños que tenían como punto final a Cádiz, la vía se adentraría en la zona de la Ardila para posteriormente conectar con el camino real que uniría Cádiz o el resto de la península a través del Puente Suazo. Con ésta vereda asalta una duda ¿pudo bifurcarse en dos ramales? Bien pudiera ser que la cañada siguiera en línea recta por la costa atravesando la Playa de Urrutia también conocida como de Marcelo, en la zona vuelve a aparecer el nombre de dehesa, para llegar hasta Torregorda. A día de hoy podemos comprobar que el ramal sigue teniendo vigencia, en la zona de la carretera de Camposoto se encuentra señalizado pues en la actualidad es recorrido por un carril bici así como en la zona de Camposoto ya que forma parte de la red de senderos del Parque Natural Bahía de Cádiz, tal y como me he referido anteriormente.

El Cordel[3] de Cádiz a El Puerto atraviesa en la actualidad todo el entramado urbano de la ciudad, desde Cádiz, coincidiendo con la vereda anteriormente citada, su recorrido transcurre por la Calle Real hasta la intersección con la Calle Santo Entierro, el cordel seguiría por ésta ruta, siguiendo el trazado por las Calles San Onofre y San Marcos, finalmente dentro de la ciudad tomaría dirección hacia el Puente de Suazo. Hoy nos puede resultar extraño ver el trazado dentro del entramado urbano de la ciudad pero debemos tener en cuenta el desarrollo urbanístico que ha sufrido San Fernando en los últimos cincuenta años que ha provocado que la ciudad se haya expandido por zonas que anteriormente estaban reservados a otro tipo de actividades, muy especialmente las actividades rurales[4]. De esa manera debemos tener en cuenta que el Cordel de Cádiz a El Puerto no se adentraba en la ciudad, sino que realizaba un recorrido por el extrarradio de la misma, una zona con numerosas explotaciones agrícolas y zonas que podían ser utilizadas como descansaderos para los animales que realizaban dicha ruta. Este cordel conectaba Cádiz con la zona del Puerto, atravesando Puerto Real y conectándolo con otros ramales que se dirigían para zonas de la Campiña y la Sierra, tal y como ocurría con la Vereda de Cádiz a Chiclana.

La Colada[5] de Caño Herrera, situada en la zona oeste del término municipal partía desde la zona de la Ardila, uniéndose a las vías anteriores y recorría toda esa zona hasta llegar a Fadricas, corría paralela a la actual CA-33, atravesando una zona de salinas y huertas. La colada desembocaba en Fadricas, allí los animales encontraban un terreno donde poder descansar y alimentarse, la zona que en la actualidad ha sufrido un desarrollo urbanístico muy importante a día de hoy sigue teniendo un fuerte carácter agrícola pues en ella se siguen asentado explotaciones agrícolas así como no es difícil encontrar animales por la zona. También debemos tener en cuenta la proximidad del antiguo muelle de Punta Cantera que puede relacionar el establecimiento de ésta vía pecuaria con el comercio marítimo entre poblaciones de la Bahía de Cádiz.

En la actualidad carecen del uso por el que fueron creadas además debemos añadir que la expansión de la ciudad haya provocado que estas vías pecuarias se hayan integrado dentro del entramado urbano por lo que pasan desapercibido para las personas, como hemos comentado algunas de estas vías son en la actualidad calles de la ciudad o incluso el trazado de las carreteras ha provocado que caigan en el olvido. Sólo la Vereda de Cádiz a Chiclana es clara su identificación su trazado ha sido ocupado por una carretera que incorpora un carril bici además se encuentra identificado con una serie de carteles que indican que nos encontramos por una vía pecuaria y que por ella está permitido el paso de animales, en la actualidad es transito por caballos, y no debemos olvidar que un tramo de la vereda se encuentra dentro Playa de Camposoto y por lo tanto dentro del Parque Natural Bahía de Cádiz siendo su trazado reutilizado como parte de la red de senderos del parque.

Como podemos comprobar las vías pecuarias han tenido en nuestra ciudad una importancia vital ligada al desarrollo de la ciudad y aunque a día de hoy nos parezca algo extraño o lejano en el tiempo debemos y tenemos la obligación de protegerlo y darlo a conocer de manera que no caigan en el olvido de las generaciones actuales y las que están por venir. 


[1] Ley 3/1995 de 23 de marzo de vías pecuarias. Dentro de la legislación de la Comunidad Autónoma Andaluza las vías pecuarias se encuentran protegidas por el Decreto 155/1998, de 21 de julio Reglamento de Vías Pecuarias de la Comunidad Autónoma de Andalucía.
[2] Existen distintos tipos de vías pecuarias según la Ley 3/1995, la vereda son aquellas cuya anchura no exceda de 20 metros.
[3] El cordel es otro de los tipos de vía pecuaria recogidos en la Ley 3/1995, ésta vía se caracteriza por no tener una anchura superior a los 37,5 metros.
[4] El desarrollo de la ciudad se puede comprobar viendo fotos antiguas destacando las realizadas en 1956 por el Ejército del Aire Español y la USAF.
[5] Es la vía pecuaria que tiene menor anchura que la vereda (20 metros) según recoge la Ley 3/1995.

BIBLIOGRAFIA Y ENLACES DE INTERÉS.
Boletín oficial del Estado.  www.boe.es
Plan General de Ordenación Urbana de San Fernando. www.sanfernando.es
Mapa de vías pecuarias en Andalucía http://www.juntadeandalucia.es
Quijano Párraga, Juaquín. “San Fernando, evocación de un siglo”. Grupo Publicaciones del Sur, S.A. San Fernando 1998.

jueves, 19 de marzo de 2015

ME PRESENTO.

Hola a todos, me llamo Francisco Javier, soy Licenciado en Humanidades y Máster en Patrimonio Histórico-Arqueológico por la Universidad de Cádiz. Después de mucho pensar me he decidido a abrir esta ventana al universo de internet, con éste blog pretendo tratar temas relacionados con el patrimonio de la ciudad de San Fernando.